efdeportes.com

Deporte y política internacional: una relación intrínseca

Sport and international politics: an intrinsic relationship

 

Instituto de Estudios Internacionales

Universidad del Mar, Huatulco

(México)

Carlos Gabriel Argüelles Arredondo

carlosarguellesarr@hotmail.com

 

 

 

 

Resumen

          Los eventos deportivos internacionales han estado ligados a la política exterior de los países, como una forma de practicar el Soft Power o poder blando. Por ejemplo, la sede del primer mundial de futbol se la dieron a Uruguay debido a que había ganado los eventos olímpicos de la especialidad en las ediciones anteriores. Recientemente, la diplomacia del ping pong entre China y Estados Unidos o la Guerra del futbol entre Honduras y el Salvador fueron ejemplos de interacción internacional. En 1980 y 1984, Estados Unidos y la Unión Soviética llevaron a cabo boicots recíprocos. Los mundiales de 2010 y 2014 fueron en Sudáfrica y Brasil, miembros del grupo BRICS. El objetivo de este estudio es descubrir y mostrar, que lejos de ser un mero deporte espectáculo, los eventos deportivos internacionales forman parte intrínseca de la economía y la política globales. El método utilizado es el analítico-deductivo y demostrativo. El resultado del trabajo es que en la era global, el deporte es una variable más para entender la conducta de los estados nacionales. La conclusión preliminar es que el deporte internacional sólo es una prueba del poder e influencia de los países.

          Palabras clave: Deporte. Política. Internacional. Globalización.

 

Abstract

          International sporting events have been linked to the foreign policy of countries, as a way to practice the Soft Power. For example, the host of the first World Cup was given to Uruguay, because this country won in the Olympic events in the specialty in previous editions. Recently, the “ping pong diplomacy” between China and the United States or the Soccer War between Honduras and El Salvador were examples of international interaction. In 1980 and 1984, the United States and the Soviet Union carried out reciprocal boycotts. The global sporting events in 2010 and 2014 were in South Africa and Brazil, members of the BRICS group. The aim of this study is to discover and show that far from being a mere spectator sport, international sporting events are an intrinsic part of the global economy and politics. The analytical method used is the deductive and demonstrative. The result of this work is that in the global era, the sport is a variable instrument in order to understand the behavior of Nation-States. The preliminary conclusion is that international sport is only a test of the power and influence of countries.

          Keywords: International sport. Politics. Globalization.

 

         

Ponencia presentada en el XIII Congreso Internacional de Actividad Física y Ciencias del Deporte, del 16 al 18 de noviembre de 2016
en la Facultad de Deportes de la Universidad Autónoma de Baja California, en la ciudad de Tijuana, México

 

Recepción: 01/12/2016 - Aceptación: 18/12/2016

 

 
Lecturas: Educación Física y Deportes, Revista Digital. Buenos Aires, Año 21, Nº 223, Diciembre de 2016. http://www.efdeportes.com/

1 / 1

Introducción

    En la política internacional están contenidas varias áreas de la sociedad. El aspecto económico, financiero, jurídico y cultural no escapa al ámbito de acción de la política global. Como todo ámbito del accionar internacional, el deporte también está influenciado por el escenario mundial. Es necesario definir que el deporte que se menciona aquí es aquel de alto rendimiento, el de las grandes competiciones internacionales, el que llama la atención de los espectadores, las corporaciones y la prensa mundial.

    A lo largo de la historia, tanto en la Grecia antigua como los tiempos recientes, el deporte ha servido como instrumento de prestigio de una ciudad, un Estado o una nación. Frecuentemente, un país se vanagloria de sus logros deportivos, aunque en otros aspectos sea considerado un país, incluso, del mundo en desarrollo. Las grandes potencias han jugado con los eventos deportivos internacionales para también instaurarse como líderes mundiales.

    En los grandes eventos como los juegos olímpicos, los campeonatos de fútbol, las copas regionales e incluso en los maratones internacionales, se ha visto la influencia y la relación entre el deporte y la política internacional. Después de todo, como establece Umberto Eco, si se está haciendo una revisión de los asuntos globales, es necesario que se abarque al deporte.

    Gabriel Colomé de la Universitat Autónoma de Barcelona, en su estudio de 2008 menciona la olimpiada popular de 1936 y hace una relación entre el deporte y la política. También, Michaël Attali, en su artículo “Valores y utilidades, un caso de conciencia para el deporte”, hace un balance de lo que representa el olimpismo para los valores de la sociedad de justicia y paz (Attali, 2016).

    En este estudio abordaremos la relación que hay entre el deporte y la política internacional, demostrando los ejemplos históricos que han ligado a ambas variables. El objetivo de este estudio es descubrir y mostrar, que lejos de ser un mero deporte espectáculo, los eventos deportivos internacionales forman parte intrínseca de la economía y la política globales. El resultado del trabajo es que en la era global, el deporte es una variable más para entender la conducta de los estados nacionales. La conclusión preliminar es que el deporte internacional sólo es una prueba del poder e influencia de los países.

El deporte y la política: algunos ejemplos históricos

    En la Antigua Grecia, el deporte era tan importante como cualquier otra actividad en la sociedad. Por esa razón, este movimiento representaba una pieza clave para el avance de la sociedad griega. En esta región del Mediterráneo oriental, los primeros juegos olímpicos de la antigüedad tuvieron lugar. Grecia era una gran potencia en esa época precristiana destacando en arte, literatura, ciencia y filosofía, al grado de convertirse en la cultura base de la civilización occidental.

    “En Grecia y Roma se crearon las Olimpiadas y se sembró la semilla del ejercicio y el espectáculo deportivos. Desde estas cultas y prósperas naciones se propagó a todo el mundo hasta nuestros días. En Grecia no sólo se realizaron los diálogos filosóficos, sino también las prácticas del movimiento creativo del cuerpo para fortalecerlo y para deleitar al público con los Juegos Olímpicos cada cuatro años” (Paramo, 2012, p. 12).

    En la antigüedad, las guerras entre las ciudades-estado se suspendían para que se celebrasen las competiciones como los juegos olímpicos. En la época contemporánea, los juegos se han suspendido debido al surgimiento de las guerras, ¿es esto un retroceso sobre la perspectiva que se tiene de la paz y de la guerra? Pasaron cerca de 1900 años para que los juegos olímpicos renacieran como una fuente de cooperación entre las naciones y un manejo del poder blando o Soft Power.

De la era moderna hasta la Segunda Guerra Mundial

    En 1896, Pierre de Coubertin, político y diplomático francés tuvo la idea de que renacieran los juegos olímpicos y en ese año, Atenas, Grecia, fue la sede la primera justa olímpica moderna. Después de los juegos olímpicos de París 1900, San Luis 1904, Atenas 1906, Londres 1908 y Estocolmo 1912, los juegos de 1916 se suspendieron a causa de la Primera Guerra Mundial. En otro evento, la sede del primer mundial de futbol se la dieron a Uruguay, debido a que en las ediciones anteriores, había ganado los eventos olímpicos de la especialidad y porque en 1930 celebraba el centenario de su independencia.

    Otro caso del periodo entre guerras, fueron los juegos Olímpicos de Berlín 1936. Como se sabe, desde 1933, en Alemania estaba instaurado el régimen nacional-socialista de Adolfo Hitler, quien buscaba que la justa sirviera para promocionar al gobierno Nazi y exaltar los valores de la raza aria. Sin embargo, un atleta de color de Estados Unidos fue la figura en la disciplina del atletismo, su nombre: Jesse Owens. Su victoria echó por los suelos las ideas racistas del Führer.

    No debe dejar de mencionarse el nombre de Louis Zamperini, corredor de medio fondo estadunidense de origen italiano. Zamperini también compitió en los juegos de 1936 y esperaba clasificar para los juegos de 1940, pero debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial, éstos fueron suspendidos. A la postre, Zamperini se alistó en la Fuerza Aérea de Estados Unidos y peleó en las batallas del Pacífico durante la guerra. En 1943, al naufragar su avión en el océano, el atleta fue capturado por la marina japonesa y hecho prisionero de guerra durante dos años. (Entrepreneur, página web). Aquí, podemos ver la relación directa entre el deporte y la política internacional durante el mayor conflicto armado de la historia.

    “Tiempo después, este increíble hombre decidió unirse al ejército y ser bombardero en un B24 Liberator para la Fuerza Aérea estadounidense en el frente del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. En 1943 su avión fue dañado severamente en combate y se estrelló en el océano durante una misión de rescate. Louie y dos compañeros quedaron a la deriva en una balsa inflable durante 47 días, soportando tormentas, el ataque de un tiburón y la falta de raciones (comían aves y pescado, y bebían agua de lluvia)” (Entrepreneur, página web).

El camino entre la Segunda Guerra Mundial y el fin de la Guerra Fría

    Nuevamente, los juegos de 1940 y 1944 fueron suspendidos a causa de la Segunda Guerra Mundial. Las justas olímpicas no se reanudarían sino hasta 1948 en Londres. Pero, para esos años ya había empezado la Guerra Fría, enfrentamiento ideológico, económico, político y militar entre Estados Unidos y la Unión Soviética. En ese contexto, en 1969 tuvo lugar la llamada “guerra del futbol” entre El Salvador y Honduras, debido a décadas contenciosas sobre asuntos limítrofes y migratorios entre los dos países centroamericanos.

    “La guerra de cien horas entre Honduras y El Salvador, que erróneamente fue conocida en el mundo como "La guerra del fútbol", es conmemorada hoy en los dos países centroamericanos, que además de vecinos, son los que tienen más nexos familiares en la región. La guerra la inició El Salvador el 14 de julio de 1969 hacia las 6:00 p.m. por un centenario contencioso limítrofe y migratorio” (La Prensa Gráfica, Página Web).

    “Por otra parte, Estados Unidos y China tuvieron un acercamiento cuando el equipo de ping pong norteamericano fue a jugar a China, marcando una pauta para el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países. “La "diplomacia del ping pong" se inició cuando en 1971, un equipo de jugadores estadounidenses se encontraba en Japón disputando el Campeonato del Mundo de ese deporte” (BBC Mundo, página web). “El grupo recibió la "sorprendente" invitación de China para protagonizar unos partidos de exhibición en ese país. Los deportistas se convirtieron en los primeros ciudadanos estadounidenses que entraban en China comunista desde la llegada al poder de Mao Zedong, en 1949” (BBC Mundo, página web).

    Más tarde, un ejemplo de la influencia de la política en el deporte fue el caso de los Juegos Olímpicos de Múnich 1972. Este episodio fue derivado de los conflictos que la región del Cercano Oriente ha padecido desde hace tiempo. También, la Guerra Fría fue llevada al tablero de ajedrez, durante el mundial de la especialidad de 1972, cuando el estadunidense Bobby Fisher y el soviético Boris Spassky tenían en sus hombros la rivalidad bipolar, traducida en el deporte-ciencia.

    Otro caso fueron los Juegos Olímpicos de Montreal 1976. En este ciclo olímpico un boicot protagonizado por parte de los países africanos fue llevado a cabo, debido a la gira del equipo neozelandés de Rugby a Sudáfrica, país que practicaba la política del apartheid o segregación racial oficial. Además, de qué Nueva Zelanda había sido acepada para participar en los juegos. Incluso, se dio también la polémica del reconocimiento de Canadá a una sola China durante la contienda (Montreal 1976, página web).

    El Mundial de Futbol de Argentina 1978 también entra en la lista de cómo el deporte se ha relacionado con la política. Esto, debido a que este mundial fue utilizado para fines políticos. Por otra parte, Estados Unidos boicoteó los Juegos Olímpicos de Moscú, en protesta por la invasión soviética a Afganistán en 1979. Por su parte, en reciprocidad, la Unión Soviética y la mayoría de los países socialistas de su órbita, boicotearon los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984.

La globalización en el deporte internacional

    Durante años, Sudáfrica fue suspendida para participar en juegos olímpicos y mundiales de futbol, debido a la práctica de segregación racial conocida como Apartheid. Incluso la Organización de Naciones Unidas (ONU) adoptó dos instrumentos jurídicos internacionales ligados con el problema. Así, 1985, el organismo adoptó la Declaración Internacional contra el Apartheid en los Deportes y la Convención Internacional contra el Apartheid en los Deportes, adoptadas por la Asamblea General de la institución mundial.

    También, el fin de la Guerra Fría fue una etapa de esperanza. Un ejemplo es que durante los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, las repúblicas de Corea del Norte y Corea del Sur desfilaron como un sólo país en la ciudad catalana. Para el centenario de los juegos Olímpicos, el Comité Olímpico Internacional (COI) resolvió darle la organización del evento a la ciudad de Atlanta, Estados Unidos.

    Un ejemplo claro de la globalización del deporte internacional es que el Comité Olímpico Internacional y la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) tienen más miembros que la ONU y son considerados organismos no gubernamentales de los más influyentes. También, las empresas multinacionales como Sony, Adidas, Fuji, Cannon, Nike, entre otras, influyen económicamente en las justas deportivas internacionales.

    Para el nuevo milenio, se presenta un panorama deportivo más globalizado. Desde los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 y Atenas 2004, la expectación mundial es también transmitida por las nuevas tecnologías de la comunicación y la información como Internet y sus derivados. Pero, los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 catapultaron a China como una potencia global, convirtiéndola en la segunda economía mundial.

    Un caso interesante de este fenómeno global es que los países del grupo de los BRICS han organizado algunos de los eventos deportivos mundiales como Sudáfrica 2010, primer país africano en organizar un Mundial al ser potencia media y miembro de los países emergentes. Rusia organizó los Juegos Olímpicos de Invierno, en Sochi 2014.

    Asimismo, Brasil organizó el Mundial de Fútbol en 2014 y en 2016 los Juegos Olímpicos, segundo país latinoamericano en tener la justa veraniega, después de México 1968. “Pasadas las ediciones de Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012, la expectativa por los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 aparecen en escena, en un contexto donde vale la pena detenerse en diferentes componentes y matices históricos, tanto de los Juegos mismos como de las configuraciones sociales, deportivas y geográficas de Brasil y de Río de Janeiro en particular” (Segura M., 2016, p. 3). Finalmente, Rusia será el país sede del Mundial de Fútbol en 2018. Como podemos ver, los países emergentes han sido sedes en el pasado reciente, prueba de su influencia en la economía y política globales.

Conclusión

    Como se acaba de ver, la relación entre el deporte y la política ha estado presente desde tiempos de la antigua Grecia. Los ejemplos que se han presentado en el trabajo son sólo algunos que dan cuenta de cómo la política internacional ha influido en los eventos deportivos más importantes. Sin embargo, todavía hay muchos casos prácticos de esa simbiosis que deberán ser abordados en estudios futuros. Así, el deporte debe ser considerado en el mismo nivel de las coyunturas políticas, económicas, estratégicas y sociales del escenario mundial, porque en él se reflejan muchas de las aspiraciones de los pueblos. El resultado del trabajo es que en la era global, el deporte es una variable más para entender la conducta de los estados nacionales. La conclusión es que el deporte internacional sólo es una prueba del poder e influencia de los países en la era de la globalización.

Bibliografía

  • Attali, Michaël (2016), “Valores y utilidades, un caso de conciencia para el deporte”, en Istor, Revista de Historia Internacional, Año XVII, No. 65, Verano, pp. 43- 57.

  • Colomé, Gabriel (2008). La Olimpiada Popular de 1936: deporte y política, Institut de Ciències Polítiques i Socials, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, WP núm. 264.

  • Paramo Ortega, Eugenio (2012). “Lo bueno y lo malo en el deporte”, en Ibero, No. 20, Junio-Julio, pp. 12-14.

  • Segura M. Trejo, Fernando (2016). (Coord.) “Río de Janeiro, del fútbol a las olimpiadas 2016”, en Istor, Revista de Historia Internacional, Año XVII, No. 65, Verano, pp. 3- 20.

  • “A 46 años de la “guerra del futbol”, en La Prensa Gráfica, 14 Julio 2015, http://www.laprensagrafica.com/2015/07/14/a-46-aos-de-la-guerra-del-futbol

  • “El corredor olímpico que enfrentó tiburones y sobrevivió a la guerra”, en Entrepreneur, https://www.entrepreneur.com/article/267795

  • African Boycott”, https://www.olympic.org/montreal-1976

  • “Recuerdan “Diplomacia del ping pong”, en BBC Mundo, 26 marzo 2006, http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_4847000/4847922.stm

Otros artículos sobre Educación Física

www.efdeportes.com/

EFDeportes.com, Revista Digital · Año 21 · N° 223 | Buenos Aires, Diciembre de 2016
Lecturas: Educación Física y Deportes - ISSN 1514-3465 - © 1997-2016 Derechos reservados