efdeportes.com

La educación física y el deporte como elementos socioculturales.

Juegos y deportes populares, autóctonos y tradicionales

 

Diplomada en Educación Física

por la Universidad de Murcia

(España)

Inmaculada Nicolás Guerrero

inmanicolas@gmail.com

 

 

 

 

Resumen

          De todos es sabido las ventajas que presentan la práctica de los juegos y deportes populares, tradicionales y/o autóctonos, ya que son actividades en las que el niño está en una continua interacción con sus iguales, estableciendo estrategias de cooperación, modificando normas o reglas que rigen el juego, estrategias que tienen como consecuencia una evolución positiva de la comunicación interpersonal, conocimiento de los otros y aumento progresivo de la confianza de sí mismo, sin olvidar la gran riqueza motriz que presentan estos tipos de juegos.

          Palabras clave: Juegos y deportes populares. Juegos autóctonos. Juegos tradicionales.

 

 
EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 17, Nº 177, Febrero de 2013. http://www.efdeportes.com/

1 / 1

1.     Introducción

    El juego es un hecho motriz contextualizado en la práctica habitual del niño/a en su contexto global. Se considera el mejor medio educativo para favorecer el aprendizaje, fortaleciéndose con él todo el desarrollo físico, psicomotor, intelectual, socio-afectivo,...

    Una enseñanza-aprendizaje basada en el juego motor será la más indicada como enfoque globalizador para las primeras etapas de la educación y recurso en las posteriores.

    Esta importancia concedida al juego no es algo nuevo, ya en la Grecia clásica el juego tuvo un papel destacado en la formación del ciudadano. Platón y Aristóteles destacaron su valor educativo. En la Roma Imperial, el maestro de Educación Infantil era el “Magíster ludí” (maestro de juegos).

    En épocas posteriores Rousseau señalo el juego como proceso natural del aprendizaje. Fröebel y Pestalozzi propusieron metodologías basadas en el juego.

    Freud a finales del siglo XIX contribuyó a realizar el valor del juego. En el siglo XX, Piaget asoció el juego a la estructura cognitiva de los niños y las niñas.

    En la actualidad, por circunstancias de la civilización en que vivimos se les niega en gran parte a los niños y las niñas la posibilidad de jugar por sus entornos. Algunos adultos conceden un gran valor al juego, pero luego no actúan en consecuencia. A veces la palabra juego tiene connotaciones negativas, peyorativas. Es preciso tomar conciencia de la importancia de introducir el juego bien planteado y dirigido, como un poderoso medio de aprendizaje.

    Es necesario que el profesorado y el alumnado entiendan el valor que tiene en la sociedad el juego y el deporte, la necesidad de los mismos y las diferentes formas de realizarlo sin caer en los juegos impuestos por las modas o el deporte de masas.

    En primer lugar analizaremos el valor de la Educación Física y el deporte en la sociedad actual, como fenómeno cultural, en segundo lugar, el estudio del juego popular y el deporte tradicional y por último las actividades físicas organizadas en el medio natural.

2.     La educación física y el deporte como elementos socioculturales

    Existe una demanda social de educación en el cuidado del cuerpo y de la salud, de la mejora de la imagen corporal y la forma física, así como de la utilización constructivista del ocio mediante las actividades recreativas y deportivas.

    Podemos diferenciar los términos Sociedad y Cultura:

  • Sociedad: individuos que coinciden en el espacio y en el tiempo que constituyen una comunidad.

  • Cultura: relaciones, que establecen las personas que pertenecen a una comunidad.

    Además diferenciaremos los términos:

    Educación Física: en palabras de José María Cagigal, La Educación Física es el arte, ciencia, sistema o técnica de ayudar al individuo al desarrollo de sus facultades para el diálogo con la vida, con especial atención a su naturaleza y facultades físicas”.

    Deporte: Javier Olivera, “Conjunto de actividades físicas de carácter lúdico, sujeto a normas, bajo la forma de competición e institucionalizado”.

    Necesitamos, por tanto diferenciar las dimensiones sociales, culturales y también educativas de estos dos conceptos: Educación Física y Deporte.

2.1.     La Educación Física como elemento sociocultural

a.     Dimensión social

    La noción de cuerpo varía según las diferentes culturas y, dependiendo de esta concepción, cristalizará en un tipo de Educación Física u otro. Así entendido el cuerpo, como reflejo de una cultura, se entiende lo profundamente implicada que estaría la Educación Física en el sistema de ideología, creencias, valores y costumbres que constituyen cada cultura. Así como la Educación Física ha estado estrechamente ligada a las diferentes fuerzas sociales imperantes que a través de ella han plasmado sus intenciones.

    Cada individuo aprende y queda enmarcado por los usos y técnicas corporales de cada contexto, como movimientos para adaptarse a su entorno físico, los usos propios para cada sexo y clase social, etc.

b.     Dimensión educativo-cultural

    La Educación Física es reflejo de una sociedad y de sus intenciones educativas. Por tanto muchos y distintos han sido los valores que se le han dado a lo largo de la Historia.

    El valor socio-cultural-educativo en la actualidad se puede mencionar a través del currículo como:

    El área de Educación Física se orienta hacia el desarrollo de las capacidades y habilidades instrumentales que perfeccionen y aumenten las posibilidades de movimiento de los alumnos/as, hacia la profundización en el conocimiento de la conducta motriz como organización significante del comportamiento humano y asumir actitudes, valores y normas con referencia al cuerpo y a la conducta motriz.

    Teniendo la Educación Física las siguiente funciones: conocimiento, anatómico-funcional, estética y expresiva, comunicativa y de relación, higiénica, agonística, catártica y hedonista y compensación.

2.2.     El deporte como elemento sociocultural.

a.     Dimensión social

    En nuestra sociedad la manifestación motriz lúdico-organizada hegemónica la constituye el deporte, pues supone la forma más común de entender la actividad física. Esta concepción en nuestra cultura, del trato de lo corporal, por medio del deporte, puede llevar al olvido de otras prácticas físicas necesarias para el individuo, y que en muchos momentos pueden llegar a tener mayor carga educativa que el deporte que nos presenta esta sociedad de consumo, buscando: rendimiento, selectividad, triunfos, etc.

b.     Dimensión educativo-cultural

    El fenómeno deportivo caracteriza nuestra sociedad y no podemos evadirnos de él. Aunque no todos los profesionales de la Educación Física son partidarios de su inclusión como contenido de ésta.

    Ha de tener un carácter abierto, sin que la participación se supedite a características de sexo, niveles de habilidad u otros criterios de discriminación; y debe, asimismo, realizarse con fines educativos, centrados en la mejora de las capacidades motrices y de otra naturaleza, que son objetivo de la educación, y no con la finalidad de obtener un resultado en la actividad competitiva.

    La enseñanza de la Educación Física ha de promover y facilitar que cada alumno/a llegue a comprender su propio cuerpo y sus posibilidades y a conocer y dominar un número variado de actividades corporales y deportivas de modo que en el futuro pueda escoger la más conveniente para su desarrollo personal.

    Podemos concluir este apartado afirmando que el deporte se ha convertido en un fenómeno social muy relevante en la actualidad, constituye uno de los elementos más influyentes, decisivos y centrales de la cultura popular, lo que no implica que sea siempre un hecho educativo debido a los múltiples condicionantes por tanto, desde la Educación Física y , dentro de ésta, desde el deporte como contenido, debemos canalizar todo este potencial para que el valor educativo y cultural de esta área se potencie con el trabajo deportivo.

    Sabiendo que las manifestaciones socioculturales de la educación física se canalizan a través del juego y se concretan, fundamentalmente con la aplicación de los juegos y deportes populares y/o tradicionales y los juegos y actividades en la naturaleza.

3.     Juegos y deportes populares, autóctonos y tradicionales

    Las manifestaciones sociales y culturales de la Educación Física se pueden concretar entre otras posibilidades en el trabajo de juegos y deportes populares y tradicionales, como conservación de una parte del patrimonio cultural de los pueblos y, en las actividades y juegos en la naturaleza, como forma de conocer la práctica y contribuir a la mejora de medio natural. Todo esto basado en una metodología del juego motor.

3.1.     Clarificación de términos

    Es necesario exponer la significación de algunos términos y la clarificación de otros, ya que en algunos casos se utilizan indistintamente y, pueden inducir a error.

  • Juego: actividad espontánea, libre, placentera y con una finalidad en sí misma.

  • Deporte: situación motriz, sujeta a reglas que definen una competición, y es aquí donde reside gran parte de su intensidad sociológica, el deporte es un hecho institucional.

  • Autóctonos: originario del lugar al que hacemos mención.

  • Vernáculo: adjetivo relativo o perteneciente a una determinada extensión de tierra natal. Se usa especialmente al referirse a la lengua o idioma.

  • Popular: relativo o perteneciente al pueblo. El uso de la expresión juego o deporte popular significa hacer alusión a una actividad que se ha introducido en el seno de la comunidad.

  • Tradicional: trasmisión del dominio de una cosa, a la trasmisión oral de padres a hijos/as, creencias, prácticas. Son costumbres, uso que viene de antiguo, de continuidad en el tiempo.

    Algunos autores defienden la necesidad de tener en cuenta el término Folclórico, considerado como el conjunto de manifestaciones típicas de una sociedad.

    La expresión juego o deporte tradicional supone aludir a una práctica que ha tenido una continuidad en el tiempo, que se ha transmitido, que se ha dado a conocer de generación en generación. Dicha expresión es correcta, siempre que no se dirija a una práctica novedosa.

    Sin embargo, puede ser que una actividad sea tradicional, pero no popular, del mismo modo que un juego puede ser popular pero no tradicional.

    De todos modos la expresión más utilizada es la de juego y deporte popular y/o tradicional, cuando se refiere a los juegos y deportes de un determinado pueblo.

3.2.     Valor cultural del juego y del deporte popular y tradicional

    El juego y deporte tradicional, resultado de un pacto social, se origina gracias a la relación que establece un grupo de personas que quieren divertirse, de ahí que sea una auténtica manifestación cultural. Así, aclaramos los siguientes términos:

  • Enculturación: proceso por el cual la sociedad integra a sus miembros. Normalmente la generación de más edad incita, induce y obliga a la generación más joven a adoptar modos de pensar y comportarse tradicionalmente. Un ejemplo serían los juegos tradicionales pues es quizás el primer acontecimiento cultural que recibe el niño/a cuando participan en esos juegos cantados, infantiles,...

  • La aculturación: proceso mediante el cual se da una transmisión de aspectos culturales de una sociedad y cultura o otra diferente. Sería un ejemplo de aculturación el establecimiento en una sociedad de unas costumbres lúdicas como son los juegos populares y tradicionales de otra comunidad.

  • El sincretismo: cuando un pueblo recibe influencias culturales de otros, puede ser que intente oponerse de modo radical, tratando de evitar todo lo que viene de otra comunidad. El sincretismo ayuda a conservar las tradiciones, ya que implica introducir particularidades propias de la comunidad sobre un hecho cultural. Un ejemplo de ello serían los bolos que se juegan en España de forma diferente.

    Los pasos principales y los condicionantes que hipotéticamente sigue la evolución de un juego son:

  • 1º Los juegos populares y tradicionales nacen de forma espontánea estando muy vinculados a la actividad laboral, bélica o bien adquiriendo un verdadero carácter religioso, mágico, cultural.

  • 2º Tal juego improvisado, si gusta, puede ser que empiece a practicarse.

  • 3º Si las instituciones sociales de cierta autoridad creen que es un juego integrador, darán luz verde a su continuidad.

  • 4º Si el juego cada vez ocupa un papel más relevante en el ocio de la comunidad entonces se disfruta de un notable acervo social y podemos hablar de juego popular.

  • 5º Si se transmite y consigue tener una continuidad en el tiempo, entonces se puede hablar de juego tradicional.

  • 6º Si el juego tradicional estructura su funcionamiento con mayor precisión y se institucionaliza a través de estamentos sociales que regulen su puesta en práctica como federaciones, comités de competición, etc., esta actividad pasa a ser un deporte tradicional.

  • 7º Si el deporte tradicional consigue pasar sus límites geográficos, instaurarse en otras regiones, países, continentes, estaremos ante un deporte de masas.

3.3.     Clasificación

    La mayoría de clasificaciones responden a la forma que adquieren algunos elementos como el material, el lugar, la acción, los jugadores o la finalidad del juego, sin referirse precisamente a la identidad del juego y remitiéndose a las prácticas lúdicas de adultos, obviando los juegos populares y tradicionales infantiles, que tanto interés tienen en el ámbito educativo escolar.

    Es muy difícil hacer una clasificación y pensar que los adultos hayan practicado estos juegos. Citaremos entre otras, aquellas clasificaciones que nos parecen más relevantes.

García Serrano (1974)

  • Juegos atléticos. Ejercicios de fuerza.

  • Pruebas de puntería.

  • Juegos de pelota.

  • Juegos y deportes típicos.

  • Lucha de animales.

Moreno Palos

  • Juegos y deportes de locomoción.

  • Juegos y deportes de lanzamiento a distancia.

  • Juegos y deportes de lanzamiento y precisión.

  • Juegos y deportes de pelota y balón.

  • Juegos y deportes de lucha.

  • Juegos y deportes de fuerza.

  • Juegos y deportes náuticos y acuáticos.

  • Juegos y deportes con animales.

  • Juegos y deportes de habilidad en el trabajo.

  • Juegos y deportes diversos no clasificados.

Clasificación extendida (Contreras, 1998)

    Juegos y deportes de lanzamiento. Juegos y deportes de fuerza. Juegos y deportes de pelota. Juegos y deportes de habilidad en el trabajo y de la calle. Juegos de la calle.

    Los autores nombrados son los que más han escrito, pero en sus clasificaciones no incluyen juegos de mesa, sedentarios, de carácter expresivo (danza, bailes), de calle, por lo tanto tenemos que recurrir a la clasificación Sociológica:

  • Juegos de calle, patio o plaza:

    • De todo el año: escondite, marro.

    • Estacionales: canicas, trompos.

  • Juegos de fiesta mayor o feria:

    • Propiamente de la fiesta: piñata, carrera de cintas.

    • De feria presentados como atracciones: ensartar anillas.

  • Juegos deportivos y deportes tradicionales. Se distinguen de los anteriores por tener una estructura, técnica y reglamentaria más compleja: las reglas son bastante rígidas, con pocas variaciones, pueden necesitar un espacio de juego más o menos uniforme.

    • Juegos deportivos: caliche.

    • Deportes tradicionales: bolos, pelotas.

4.     Conclusiones

    Para concluir lo haremos bajo tres puntos de vistas:

    Señalar la gran relación de la Educación Física con el deporte, debido a la corriente deportiva que actualmente existe en la sociedad, siendo difícil la labor docente del evadir a sus alumnos y alumnas de esta corriente. Por lo tanto, debe tenerlo en cuenta en sus programaciones, en forma de juegos y deportes Populares/tradicionales y alternativos.

    Resaltar la importancia de los Juegos y Deportes tradicionales y populares y autóctonos en la escuela para favorecer el desarrollo integral y físico en el niño/a, la conservación de las tradiciones y del patrimonio cultural, no relegándolos a meras clases sin importancia ya que por ser juego ya son ricos en contenidos y aprendizaje para el niño y la niña.

Bibliografía

  • Acuña Delgado, Ángel. “Manual didáctico de actividades en la naturaleza”. Editorial Wanceulen, 1991.

  • Moreno Palos, C. “Juegos populares y deportes tradicionales. C.S. Deportes.

  • Moreno Palos, C. “Aspectos recreativos de los juegos y deportes populares y tradicionales en España”. Editorial Gymnos.

  • Méndez Jiménez, Antonio. “Nuevas propuestas lúdicas para el desarrollo curricular de Educación Física”. Editorial Paidotribo. Barcelona, 2003.

  • Sánchez Bañuelos, F. y Fernández, E. “Didáctica de la Educación Física para Primaria”. Prentice Hall. Madrid, 2003.

Otros artículos sobre Educación Física

  www.efdeportes.com/
Búsqueda personalizada

EFDeportes.com, Revista Digital · Año 17 · N° 177 | Buenos Aires, Febrero de 2013
© 1997-2013 Derechos reservados